lunes, 28 de julio de 2014

Con los ojos cerrados

Por llamarlo de alguna forma. Si es que tiene nombre.

He estado dándole vueltas al tema de ir a por el segundo prácticamente desde que nació el primero. Y ha sido agónico. Unos días que sí que quiero, otros que no, otros que no lo se, otros que que es lo que hacemos, pisha, el pisha que se hace el sueco. Etapas de querer mucho y encabronarme porque Leónidas no queria. Y días, muchos,  de decirle a Leónidas que si no quiere más, que me parece muy lícito, pero que se la corte y así yo dejaría de tomar hormonas después de 15 años.Que ya he cumplido. Y encabronarme porque Leónidas se hacía el sueco.

Y es que tienen una habilidad para hacerse los suecos capaz de sacar de sus casillas a un muerto y sobre todo cuando se trata de que alguien con bata blanca (y no de pornoenfermera)  les toque el aparato.
A nosotras nos pueden hacer las mil y una perrerias, pero si para tener hijos, fuera a ellos a quienes hubiera que tocarles el nabo una decima parte de lo que nos tocan a nosotras los bajos en un embarazo y parto, ya nos hubieramos extinguido hace miles de años.

Asi que haaaarta de darle vueltas, y de marear la perdiz, para al final no llegar a nada, y en un ataque de encabronamiento supino con el Leónidas y sus largas suecas, y el Nuvaring de las narices de a 20 euros el sobre, te la estoy metiendo doblá para que Leonidas pueda chingar sin una bolsa de carrefú en el nabo, lo mandé toatomarporculo.

Esto es:

"Oye, que me he quitado el anillo, a partir de ahora te encargas tu del tema, que yo ya he cumplido"

Responden:

"vale"

Y así nos quedamos con cara de buenovale esperando al primer polvo. A ver que pasa.

Pues a pelo.

Habrá sido un calentón. Vamos a ver que hace en el segundo.

Seguimos igual.

Y el tercero? A ver si es que se lo piensa mientras tanto...

Nasti de plasti.

Y asi llevamos ya unos cuantos.

Asi que a buen entendedor, pocas palabras bastan. Y como yo entiendo muy bien, y por si acaso, pues no pregunto.






martes, 15 de julio de 2014

He vuelto

Porque el blog es mio y hago lo que me da la gana. Aunque no me lea nadie y ahora menos, ya que seguramente estos 5 meses de parón habrán supuesto que alguna seguidora me haya mandado a pastar, y con razón.

Pero vuelvo por tres motivos.
  1. porque me gusta escribir, y últimamente lo echaba de menos. 
  2. porque sino, no cuento nada, ni con detalles, ni sin ellos. Lo cerré por estress y por miedo a perder nuestra privacidad. Pero eso supone no escribir nada, con lo que eso supone. Nada. Cero recuerdos. Asi que omitiendo detalles que puedan hacer que alguien me reconozca, seguiré escribiendo. Cuando pueda. O cuando tenga ganas. 
  3. porque me he desestresao. He dicho. He necesitado cinco meses creo para semi recuperarme de un fin de año / inicio del siguiente que ha sido de traca. Hemos vendido el piso, hemos vivido en casa de la suegra, nos hemos comprado otro piso, nos hemos mudado, hemos vivido tres meses sin cocina (tres), hemos abierto una tienda, y a mi no me ha pegado una crisis de ansiedad porque soy de caracter pachorro, pero poco me ha faltado. Asi que he dejado el blog, he cerrado el facebook, el twitter, las analitycs, he dejado de correr, de ir a natación, he tenido que soltar lastre. No se puede. A mi no me dan las horas del dia. Será que soy una desorganizada consumada. Pero es lo hay. 
Pero como después de la tormenta siempre llega la calma, parece que hemos dejado atrás los rápidos, y las cosas se van asentando, asi que me tomo la libertad de retomar el blog con el firme proposito de escribir cuando me venga en gana, y seguir sin facebook ni tuiter, porque no me da. Y que conste que me sabe mal porque he conocido a gente cojonuda. Pero es que no me da.


Asi que aqui estoy.

viernes, 24 de enero de 2014

La tregua se hace permanente. Fin de los terribles dos años.

La última vez que escribí, fué a mediados de Diciembre. Tengo esto muy requeteabandonado, pero el tiempo que hay es el que hay.
El último post que escribí fué respecto a una tregua que nos estaba dando el campeón tras unos meses de ¿infierno?
Porque el tiempo todo lo suaviza, pero tengo que reconocer que pasamos unos meses de mierda. Que no es oro todo lo que reluce en lo que a la maternidad se refiere, a pesar de la imágen idílica que se quiera dar de la misma con tanta foto lila pastel de cupcakes azucarados.
Pasamos unos meses de mierda en los que yo, fiel reflejo de una buena #malamadre, perdia los nervios dia sí dia también.
Un dia llegó la calma. Allá por mediados de Diciembre. Pensé que sería algo pasajero. Pero la calma continúa a día de hoy, con el consiguiente alivio para mi y para los que estamos con el niño cada dia.
Así que tengo que llegar a la conclusión de que lo vivido han sido los terribles dos años. Que en nuestro caso no es que fueran horribles. Fueron lo siguiente.
Desde entonces disfrutamos del niño. Ya no hay luchas más que las justas y lógicas. Ahora pasas gusto de estar con el. Y al final supongo que el trabajo ha tenido su recompensa. Podríamos haber dejado hacer, haber consentido, y haber pasado. Bueno, reconozco que algo hemos dejado hacer, algo hemos pasado por alto, algo hemos consentido. Pero no el grueso. Y supongo que ahora viene la recompensa. Estamos más tranquilos, ahora disfrutamos de pasar el dia con el niño. Se porta mejor, obedece más, y también hay que decirlo, se entretiene más solo.
Asi que si alguien llega aqui abrumado por los terribles dos, que sepa que se pasa. Y el que quiera que lo recuerde aqui
http://frikimami.blogspot.com.es/2013/10/el-diario-de-mami-jones.html
y aqui
http://frikimami.blogspot.com.es/2013/11/de-caras-regulines-y-caras-tristes.html

Lo de las caras regulines, que conste que aún lo seguimos trabajando, pero las caras contentas ya se dejan ver mas a menudo, entre otras cosas, porque al final conseguimos que entrara al cole contento y con su baby puesto, aunque sea sobornándole con cacahuetes, que en vez de hijo, parece que tengo un mono.




miércoles, 18 de diciembre de 2013

Tregua

Llevamos unos días muy buenos. No se si es por aquello que dicen de que después de la tormenta llega la calma, que los terribles 2 casi tres se están suavizando, o es un espejismo que va a durar lo mismo que el envoltorio de los regalos de reyes y pronto volveremos a las andadas, pero el caso es que llevamos unos cuantos días disfrutando de una fiera mansa.
Nos hemos comido unos meses malisismos. Espantosos. Agotadores. Extenuantes. Días en los que empezabas de los nervios y terminabas igual. Días en los que te duchabas a las 7.30 y cuando dejabas al niño en el cole a las 8.30 volvias a necesitar una ducha.
Broncas para ponerle el baby, llaves de judo para ponerle los zapatos, estirones para bajar de las escaleras, más llaves de judo para atarle a la silla de coche, y así todo el día terminando por broncas para el baño, peleas para poner el pijama y de lavar los dientes ni hablamos.
Se intentaba dialogar y razonar, pero se acababa chillando (mis vecinos me denunciarán un dia) y obligandole a hacer las cosas por narices. O si o si. Es lo que hay. Me da igual si lo entiendes o no. Si lo quieres entender o no.
Me preguntó un día la profe en una tutoría como habiamos conseguido llevar al niño al cole contento con la bata puesta despues de UN MES Y MEDIO de pataleta diaria en la fila que hacen los niños en el patio antes de entrar a clase y que me sacaba los colores dia tras dia. La constesté que "por cojones" pero dicho finamente.
Un mes y medio me costó conseguir que el crio aceptase que habia que salir de casa con el baby puesto, y que llegase al patio, hiciera la fila y entrara contento. Y así todo.
Un mes y medio.
No lo sabe quien no se lo ha comido.

Y ahora estamos disfrutando de unos días de fiera mansa en los que hasta pasas gusto. Se porta bien. Se viste bien. El baby guay. La ropa tambien. Se lava los dientes. Y las manos. Disfrutas. Así hasta te plantearías tener otro y todo. Es todo increiblemente más facil y agradable. Ya no hay que luchar todo el dia para cualquier cosa. Alguna cae, claro. Pero es una al día. No 18. Y suelen ser cuando tiene sueño. Ya no hay que andar haciendo llaves de judo. Suelo llegar peinada y sin sudar al trabajo.

Me gustaría pensar que nos vamos a quedar así, que esto ha sido cosa de unos terribles dos muy pero que muy terribles. Pero no se que va a pasar, así que mientras tanto disfrutamos lo que podemos del periodo de calma.


martes, 10 de diciembre de 2013

Ola ke ase, korre, o ke ase

Desde hace un año intento convertirme en marirunner. Esto es, maruja que ante la falta de tiempo y laxitud de horarios que la permitan adaptarse a las clases programadas de un gimnasio, decide darle a la zapatilla.

Hace ahora exactamente un año, (bueno, casi casi, los intentos anteriores no cuentan), me compré unas zapatillacas de las buenas y decidí que iba a correr. Me estrené en una Sansil al mes y medio de haber empezado a arrastrarme. Porque correr a 9 minutos el kilómetro no es correr, es arrastrarse. Y en casi un año tengo el gran honor de no haber evolucionado NADA.

Bueno, miento.

En un año:

  • He conseguido salir por la puerta cada noche que toca con algo más de dignidad. Ya no me arrastro hasta la puerta diciendo "me-cago-en-la-puta" o "si-estuviese-flaca-iba-a-correr-su-puta-madre"
Ahora estoy en modo "Just do it". Me ha costado casi un año entender de donde viene la frasecita de marras.
Esto es: "no pienses, hazlo".
Y es verdad. Antes me regodeaba en mis pensamientos.
Jo, que pereza, que coñazo, me aburro, el sofá me llama, tengo una manta, tengo pereza, tengo de tó, y bla, bla, blA, BLA.
Ahora muchos días hago la cena con las zapas puestas y los auricas colgando. Un día de estos se me van a meter los pinganillos en la sartén de las croquetas, y verás tu que risas.
Pero es la única manera de salir de casa a correr después de un dia de madre currela.
Así que ya ni lo pienso. Lo hago. Y me cuesta mucho menos. 

  • También he conseguido dar ejemplo. 
Y esto vale un huevo.
El niño sabe que esas son las zapatillas de correr de mamá. De mayor quiere correr como mamá.
(jojojojojojo)
Mejor sería que corriera como otras ciber mamás que igual hasta me leen y que se cascan unos tiempazos corriendo que ya quisiera para él, el Leónidas de mi marido.
Pero al menos quiere correr como mamá y no fumar como mamá. Y eso me mola.


  • No he conseguido adelgazar ni un gramo, porque no cierro la boca. Y gracias a eso y a otras mamás tuiteras me he dado cuenta de la zapatilla hace un 30% y la alimentación un 70%


  • Y lo que estoy consiguiendo ya es eso. Empezar a correr. Me baje el endomondo pro, que tiene una version de pago que por unos rídiculos 3 euros al mes, me ha puesto un plan de entreno en el móvil fácil de seguir, pero con el cual ya le estoy dando a 7.5 min/Km, que a muchos de los que por aqui paseis, si es que pasa alguien, os parecerá una mierda, pero para mi es un triunfo. 

Qué más me gustaría? Pues mira. El 31 de Diciembre termino el plan de entreno para empezar a correr, con una San Silvestre. En cuanto vuelva de las vacaciones de Navidad empiezo un plan de 10 km que si todo va bien espero terminar el 31 de Marzo en mi primera carrera de 10, y en la que espero desvirtualizar a alguna otra marirunner que se deje caer por aqui.

No pido mucho más al 2014 en ese aspecto. Seguir, seguir y seguir.

Y como últimamente escribo poco y menos, aprovecho para felicitaros las fiestas que están al caer.





 !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Feliz Navidad y mejor Año Nuevo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡



jueves, 28 de noviembre de 2013

De caras regulines y caras tristes.

Mi niño es muy listo y muy espabilao, pero es un trasto.
Supongo que no se puede tener todo. Tiene dos plantados como los de su padre y un genio como el de su madre. Lo que pasa es que no sabe que su madre es del norte, y a igualdad de condiciones, los del norte le echan más cojones. Debe ser por el frio y eso, que curte. No? Con todos mis respetos para mis mallorquines. Que casada con uno estoy yo.
Pero es que cuando me enfado me sale el acento de por ahí arriba. Y entonces se ponen firmes. Tanto el hijo como el padre.
Así, con acento del norte. Sabes?

Antes de ayer fuí a hablar con la tutoria del niño, por unas pegatinas que les ponen en el cole. Caras contentas, regulines, y tristes.
Mi hijo es especialista en traer de las dos últimas. Y además el cabroncete no te cuenta por qué. Y te enteras de la mitad. Porque la otra mitad se caen por el camino.
Así que habiéndome yo mosqueado pedi cita con la tutora para ver que pasaba.

No me dijo nada que no supiera. Que es súper espabilado y listo, y otras muchas bondades, pero también que es terco como una mula. Que las caras tristes eran por pegar, y las regulines por no ser obediente.
Y como me gustaría que el niño se portara bien en el cole, y que no sea por no intentarlo, quedé con la profe en que me pintase las caras con rotu en la mano, que esas no se despegan. Y así hacemos control diario de como están las caritas.
A ver si al menos sabiendo el crio que nos vamos a enterar si o si de como le ha ido el cole, y nos vamos a poner tristes si vemos caras feas, le sirve de algo. Más adelante empezaremos con los premios. Si traes cara contenta haremos tal, o si traes cara triste, no haremos cual.

De momento no está sirviendo para mucho. Llevamos dos dias de caras regulines y tristes pintadas en la mano, que no le gustan nada, y de las que no se siente satisfecho cuando se las miras, viendo las caras que pone cuando le preguntas y le miras la manita. Con lo cual resultados inmediatos no va a haber, pero espero que a la larga, si sabe que cada dia le van a pasar revista, y nos vamos a poner tristes o contentos según la cara que traiga, igual empieza a reaccionar. Veremos.

Además de eso, seguimos con sus cabezonadas varias. Y yo le tengo dicho al padre que no se le pasa ni una. Y que no es que yo lo haga por gusto, sino por convicción.

Ayer quería cenarse la sopa cogiendo la cuchara como quien agarra un martillo, en plan animalote. Le dije que comiera bien, que el ya sabia coger la cuchara como toca y lo podia hacer bien.
-No quiero.
Vamos, que tu sabes coger bien la cuchara y comer bien, que si la cojes mal se cae todo por el camino. No ves lo mal que va?
-No quiero.
Esto..... si sigues cogiendo la cuchara así te quitaré la sopa.
-No quiero.

Y se quedó sin sopa.

Lo hago por gusto? Los cojones.
Lo gustoso hubiera sido dejarle comer la sopa como un cerdo y ahorrarme la bronca. Decir "baaah, es muy pequeño, dejalo" Y dejarlo pasar.

Espero que todo esto me sirva para algo, tal y como yo pienso y como me dijo su profe, la que por cierto, se puso muy contenta por la visita. Ya me dijo ella:
"Tu ves lo de tu hijo, no ves lo de los demás, y todos tienen algo. Y hay padres que si tienen algo, ni lo cuentan (ergo, ni lo dicen, ni aparecen por aqui, ni se preocupan, ni hacen nada)"

G-R-A-C-I-A-S



martes, 5 de noviembre de 2013

Mala madre

He pensado seriamente en muchas ocasiones en cambiar el tono del blog, y dedicarme a contar las lindezas que me gasto como mala madre que soy, pero al final tanta queja y tanta cosa mala aburre, así que decidí no hacerlo. Pero sin duda, soy una de esas de las que a mucha honra debería estar apuntada al club de las malas madres ese que he visto por ahi.
Y lo estaba pensando mientras me comía una chuche, cuando me ha venido a la cabeza el ultimo día de escoleta del niño, en el que fuimos cargados a la escoleta con una cesta enorme llena de chuches y unos globos foil hinchados con helio preciosos que me cargué rapidamente pintando con rotulador un "muchas" en uno y un "gracias" en otro, muy DIY, pero en la vertiente pinstruosa. Si no sabeis lo que es eso de pinstruoso pinchais en este enlace, que os vais a echar unas risas.

Bueno, eso, que me quedó cutre. Pero es que a mi el rollo pijo este DIY que se ve tanto por internet se me da como el culo. No se hacer cosas monas de cosas viejas, ni decorar cosas con gusto, ni se coser, ni nada de eso. Es más, lo de coser me saca de quicio y si el despido materno fuera posible, os aseguro que a mi me hubieran despedido sin previo aviso tras ver el desastre de capa de brujo que tuve que hacerle al niño para jayogüin.

Bueno, el caso es que nos tuvimos que ir de la escoleta después de dejarles un empacho de chuches para compartir, y nos tuvimos que ir con despedidas ligeras y rápidas. Que se pensarían las de la escoleta que vaya tia borde que casi ni dice adiós, y lo que pasaba era que si me quedo medio segundo más exploto y me pongo a berrear que ni el campeón de lloros de la escoleta en sus mejores días de niño del exorcista.

Y lloraba porque se acababa la escoleta donde ha estado tan bien y tan cuidado y todo tan estupendo con unas profes tan majas, y se nos iba al cole tremendus, que nos encontraremus!!!
Pero también lloraba porque estaba diciendo adios a una etapa que no va a volver, porque como soy una malamadre muy malamadre he decidido que nos plantamos en uno.

Que si, que le quiero mucho, y no hay cosa más bonita y más preciosa que mi bebote, pero que hay dias que llego del trabajo tan cansada que lo único que quiero es que se lo cene todo, se lave los dientes, o las orejas, o lo que sea que se pueda lavar, y se duerma pronto y sin lloros. Y otros días en los que el Lunes es el día de descanso después de un fin de semana agotador.
Y que si hay huelga o festivo y tenemos que lidiar con el niño en casa todo el día en un día lluvioso sin muchas alternativas al parque, se me hace cansino.  Y esto por citar solo tres, porque haberlas haylas a montones.

Asi que si. Debería unirme al club ese de las malas madres y a mucha honra, porque aunque sea mu mala, soy la única que tiene, y además tan mala no soy, que las hay peores, que yo lo se. Muahmuahmuahmuah.

Con lo cual, y siendo un poco consecuente, creo que en uno nos plantamos. Porque si hay fines de semana, y puentes duros, tras los cuales la vuelta al curro es una salvación, y días malos malisimos, en los que parece que en vez de a un niño parece que tienes a un orco, no quiero ni pensar en como debe ser con dos.


Y ya me lo tomo a cachondeo, pero en los días malos no hace tanta gracia. Menos mal que la etapa de Mercurio en retrógrado esta por acabar y de esos días cada vez hay menos. Y para los frikis que quieran saber que es eso, pinchais el link.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...